Visión

María Pichot ofrece encuentros en los cuales brinda asesoramiento individual respecto al cuerpo, articulando diferentes técnicas corporales, de reflexión y conceptualización aprendidas a lo largo de su trayectoria, destinadas a alentar la búsqueda de un lenguaje simbólico propio y subjetivo.

Con la integración de abordajes corporales integrales, María Pichot propicia la reflexión para dar lugar al propio saber a partir del cuerpo en movimiento, vía regia de acceso a la emoción. Es a partir de este enfoque que trabaja la integración del cuerpo, las emociones y los pensamientos.

Durante los encuentros, le brinda a cada persona herramientas para ayudarla a encontrar un lenguaje corporal propio, para evitar una reproducción estereotipada y mecánica de conductas que muchas veces impide a las personas ampliar la conciencia en pos de su salud y bienestar particular.

Beneficios de este enfoque:
-Aumento de la energía disponible;
-Menor cansancio, al mejorar el sistema cardiovascular a partir de la respiración;
-Mejor rendimiento, utilizando la energía justa sin cansarnos;
-Mejor coordinación, equilibrio y velocidad, sobre músculos flexibles y relajados, sin exceso de tensión;
-Mejora el sentido del tiempo y ritmo propios;
-Favorece un cuerpo más elástico y juvenil.


Propuesta

ENCUENTROS PARA MUJERES Y HOMBRES DE TODAS LAS EDADES:

Las personas que asisten a los encuentros aprenden y hacen propias, técnicas que colaboran con la búsqueda personal a través del movimiento, para mejorar su salud física, emocional y mental, reconociendo límites y posibilidades, teniendo en cuenta el punto de partida y las necesidades de cada individuo.

ENCUENTROS PARA EMBARAZADAS:

Dentro de esta propuesta, el trabajo corporal con mujeres embarazadas genera modelos de aprendizaje tanto teóricos como vivenciales, que rescatan y revalorizan la sabiduría del cuerpo.

María Pichot, además ofrece durante esta etapa tan trascendente en la vida de una mujer, la posibilidad de acceder a temas relacionados con la sexualidad, la feminidad y el interior de su organismo en gestación, tomando en cuenta el significado particular que revisten estos temas en cada una de ellas. De esta manera, valora y respeta lo propio, lo singular, la subjetividad de cada mujer.

La preparación le permite a cada una recuperar la confianza en sí misma, en su cuerpo y en la posibilidad de desplegarse integralmente en el parto, así como también, encontrar a partir del movimiento y de posturas, maneras de compensar de forma autónoma las molestias corporales y emocionales que suelen acompañar el embarazo.